Sobre España

miércoles, 18 de mayo de 2011

Carta a la organización Democracia Real Ya


A Democracia Real Ya

Me dirijo a vosotros con envidia y admiración, con envidia por vuestro valor e inteligencia en salir a la calle y reunir a la gente con sensibilidad, deseo y voluntad de reivindicar sus derechos frente a un sistema que se los niega.

Deseo participar en la formulación de propuestas concretas, pues cuando los mensajes y los lemas son claros y se ajustan a las necesidades de la gente dichos mensajes se convierten en resortes que mueven a las masas.
Mis propuestas para que sean recogidas son:

1.        Perfeccionamiento de la democracia española, reformando el sistema electoral. En concreto, que sea 100% proporcional, que las listas electorales sean abiertas de manera que existan al menos 50% más de candidatos que puestos a cubrir. El cabeza de lista será el que más voto obtenga en su lista. Esta propuesta permite que los pequeños partidos estén representados y puedan convertirse en mayoría, así como que el pueblo pueda discriminar a los políticos indeseables de la lista que se desea votar.

2.       Reforma del sistema hipotecario, estableciendo un régimen jurídico de especial protección para las viviendas habituales, con restauración de las deducciones fiscales salvo para personas con ingresos superiores a 50 mil euros anuales. Suprimir las cláusulas abusivas de los contratos hipotecarios, y establecer la dación en pago por el 100% del valor de tasación que el Banco aceptó al conceder la hipoteca. Esta medida es esencial para garantizar el derecho constitucional a una vivienda e impedir la esclavitud financiera de los que pierden la casa y continúan endeudados.

3.      Intervención de la Banca limitada al objetivo de la creación de un fondo de viviendas  para ofrecerlas en alquiler, y para relocalizar a personas afectadas por terremotos y otros desastres naturales y situaciones sociales de desamparo.

4.       Elaboración de un estatuto de los ex presidentes del Gobierno que establezca obligaciones y derechos, derogando el actual decreto ley que sólo incorpora privilegios.

5.       Prohibir la financiación mediante subvenciones púbicas de partidos políticos y sindicatos, debiendo atenerse estas con los fondos obtenidos de sus afiliados y donaciones privadas, estas últimas sujetas a un estricto sistema de publicidad y control contable público. Evitar de que a través de fundaciones u otras figuras se financien estas organizaciones y partidos.

6.       Establecer la costumbre de que el Rey informe al Congreso anualmente  sobre su gestión como Jefe de Estado y coordinador del resto de poderes del Estado.

7.        Que el equilibrio presupuestario no se consiga a costa de las partidas referidas a retribuciones de los empleados públicos ni afectando los gastos destinados a servicios esenciales de la sociedad, sino de los gastos fastuosos en obras y caprichos de los políticos de turno.

8.        Que la designación de los candidatos a miembros del Consejo General del Poder Judicial no corresponda a los partidos políticos sino a las jueces de carreta, y que la designación de los miembros del Tribunal Constitucional corresponda al Senado en votación secreta a propuesta del Consejo General del Poder Judicial entre miembros de la carrera judicial y juristas de destacada trayectoria.

9.       Reforma del sistema impositivo que fije un IVA especial sobre las mercancías suntuarias como coches de alta gama, viviendas de grandes proporciones, joyas, etc., de manera que este impuesto sea  también progresivo, aunque indirecto.

Estimados miembros de Democracia Real Ya, agradezco la oportunidad de participarle alguna de mis ideas que he valorado concienzudamente, y trasmitirles una reflexión final que los medios de comunicación están obviando.

La Democracia real es la democracia directa y participativa, esta fue sustituida por la democracia indirecta por cuestiones políticas de gobernabilidad y también por imposibilidad de consultar constantemente al pueblo sobre las tareas diarias del gobierno. Aquella democracia ateniense se hizo impracticable cuando las ciudades crecieron. Pero ahora ha llegado la revolución de la información, la gente tiene dni electrónico y puede participar directamente si es consultado. No es fácil que los que hoy ostentan todas las prerrogativas renuncien a ellas. Proponer que ciertas medidas sean votadas a través de internet haciendo realidad la democracia directa en ámbitos importantes de la gestión de la cosa pública es correcto y acertado, pero los privilegiados dirán que es irresponsable.

Por ejemplo, no sería correcto establecer que el país sólo puede enviar tropas al extranjero si mediante consulta popular a través de internet mediante el DNI electrónico se aprueba o no dicho envío. Cuantas cosas se pueden gestionar directamente, yo diría que muchas, es hora de ir pensando en que la democracia directa ayudada de la mano de la tecnología debe ganar terreno a la democracia indirecta o llamada representativa.

No quiero hacer más largo mi escrito, sé que hay muchas más propuestas, pero si éstas se implementaran, la democracia os aseguro sería mucho menos irreal.

Saludos y gracias por escucharme

Serafín