Sobre España

lunes, 23 de enero de 2012

Internet y el comienzo de la Historia.

Dicen que el sindicato Solidaridad nació en las iglesias donde el aparato de seguridad e inteligencia del gobierno polaco no podía acceder sin ser identificado. Una muestra de falta de democracia y de libertad se revela en el hecho de que la sociedad emergente que encarna el futuro tenga que refugiarse en el anonimato y el silencio para llevar a cabo sus protestas y acciones contra el viejo modo de ser. El temor a las represalias lleva a esa vanguardia de la sociedad a operar en la clandestinidad.

La historia es compleja y no todos los cambios sociales son positivos per se. Los cambios se producen debido a las situaciones críticas, momentos estelares de la historia que se producen cuando siguiendo a Hegel y a Marx los contrarios ya no se soportan y dan nacimiento a nuevas relaciones sociales, nuevas formas de hacer las cosas. No obstante, el fenómeno sabemos que es cíclico, contradictorio, complejo y escabroso.

Sin embargo, el verdadero tema de esta reflexión es preguntarme a mi mismo si Internet puede ser concebido o considerado como las catedrales polacas donde se escondían los disidentes polacos contra el régimen socialista impuesto desde la Unión Soviética. Y es que últimamente, los disidentes occidentales para denunciar violaciones contra los derechos humanos, o para dar a conocer la hipocresía detrás de las relaciones diplomáticas entre las grandes naciones, o para divulgar atrocidades durante los últimos conflictos bélicos, o para protestar contra las crecientes desigualdades sociales, se ven obligados para no verse acusados y llevados ante la nueva inquisición a rebelarse como anónimos  en el mundo virtual.  

En efecto, Internet es algo más. Además de catedral en la que ponerse a salvo de la nueva inquisición (detenciones ilegales y extrajudiciales en Guantánamo, solicitud de extradición contra Julian Assange, detención prolongada del joven Braddley  Manning, son los ejemplos más paradigmáticos del nuevo orden judicial. A éstos agreguemos ahora el espectacular cierre de Megaupload, resultando confiscada la propiedad privada de millones de personas sobre sus documentos digitales en nombre de la lucha contra la piratería), Internet es la expresión más alta del desarrollo postindustrial, es el símbolo de lo que Teilhard de Chardin llamó Noosfera, o mente de la Tierra.

Mirándolo desde un punto de vista filosófico Internet vino al Mundo para que la información circulara libremente, no para que la creación intelectual, el conocimiento y las conspiraciones políticas siguieran siendo el patrimonio de unos pocos privilegiados. La mente colectiva que la propia evolución impone demanda que toda la información circule libremente. No es creativo poner detrás de las rejas a los que facilitan mediante sus aportaciones que dicha información en efecto circule libremente. Tampoco es muy original ni constructivo retorcer el sistema judicial contra quienes utilizan la red para denunciar crímenes contra la humanidad o  para dar real transparencia al manejo de las relaciones internacionales. Tampoco contra quienes ponen su talento al servicio de los internautas para que éstos alojen y descarguen información y materia digital.  

Imaginemos, más allá de la especialización que las distintas partes del cerebro tienen asignada, que el libre flujo de la información fuera interrumpida, quebrándose esa plasticidad e interconectividad característica de la masa cerebral. Resultaría en una apreciable disminución de las facultades y potencialidades del mismo, y en su empobrecimiento paulatino. Perdería el cerebro esa cualidad de regenerar funciones en partes no originariamente creadas para dichas funciones, condenando a las personas que sufren accidentes u otras situaciones a la incapacidad permanente sin esperanza de cura. Es lo que le está sucediendo a nuestro Mundo, cada día avanza a marchas forzadas hacia el declive, mayor desigualdad, corrupción, autoritarismo, guerras imperialistas, violaciones de los derechos humanos, culto al dinero, mediocridad y falta de liderazgo intelectual y emocional positivo en las democracias occidentales.

Internet es el cerebro de la Humanidad, es el sustrato material que conecta los cerebros individuales dando lugar a la masa cerebral de la Humanidad. En perspectiva histórica y filosófica cualquier atentado contra ese sustrato material es un obstáculo, temporal, pero obstáculo al fin y al cabo, en el proceso hacia la Noosfera.

¿Porqué los disidentes del Mundo actual han de andar a escondidas como anónimos en la red al igual que en su día los disidentes polacos o los revolucionarios rusos? ¿No merecen en cambio esos individuos el reconocimiento por impulsar con sus acciones el nuevo Mundo del que la mayoría saldría beneficiado? Todo cambio social trae beneficios y perjuicios, ganadores y perdedores. Cuando los que pierden son los privilegiados, entonces el cambio es positivo, incluso para ellos mismos.

Esperemos que no prevalezcan los intereses contra el intercambio libre de información en la red. Por el contrario, que triunfe una nueva mentalidad sobre los derechos patrimoniales ajustada a la nueva realidad y a la que debe  venir. Que la red facilite el liderazgo horizontal, la democracia participativa, el foro público en el que todos puedan denunciar, demandar, proponer, coordinar y decidir. La información es poder, si se socializara, por primera vez en la historia de la humanidad una cuota del poder será del pueblo. Sería el inicio de la autentica libertad por venir. Sería el comienzo de la Historia.

Como dijo el congresista republicano por Texas Ron Paul en relación con el asunto WikiLeaks y Julian Assange,  "en una sociedad libre se supone que sepamos la verdad", añadiendo que "En una sociedad donde la verdad se convierte en traición a la patria, entonces estamos en graves problemas. Y ahora la gente que revela la verdad están metiéndose en problemas por ello".[

Fidel Castro dijo que: “Nada podrá detener la marcha de la historia”.  Prefiero pensar que nada podrá impedir el nacimiento de la Historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario